En el debut en el torneo de transición, Atlanta perdió por la mínima diferencia ante Fénix en Pilar. El conjunto de Capria jugó un mal primer tiempo y una aceptable segunda mitad donde podría haber encontrado el empate.
El primer tiempo de Atlanta fue de puras desatenciones y poca concentración. Una defensa que no mostraba

seguridad, un mediocampo que perdía todas las pelotas ante la eficiente presión de los medios de Fénix y el poco abastecimiento a los delanteros que casi no tuvieron contacto con la pelota.

Los de Pilar avisaron con un tiro libre ejecutado por Bianchi en el que Santillo logró tirar la pelota al corner. Minutos después chocaron los centrales de la defensa Bohemia dejando la pelota en los pies de Bianchi quien habilitó a Gil que mano a mano con Santillo logró poner en ventaja al conjunto local.
Atlanta no tenía reacción, ni Palisi ni Sciorilli podían conducir en el mediocampo. Rojas se sentía incomodo en una posición que no se terminaba de entender si era un doble cinco con Palisi o un volante por izquierda.
Para redondear una mala primera mitad del Bohemio, Fénix pudo aumentar el marcador luego de un centro que nadie pudo despejar y en el rebote Gil no le entró de lleno a la pelota con lo que Santillo pudo evitar la segunda conquista.
En la segunda etapa Atlanta mejoró. El ingreso de Ledesma a los 15 minutos le dio más movilidad a todo el frente de ataque. También influenció la expulsión de Ciaccheri en el conjunto de Pilar que como consecuencia optó por replegarse y acortar aun mas las líneas.
Atlanta estuvo cerca del empate en un rebote que quedo en los pies de Rojas pero su remate se fue desviado.
Capria mandó a Guzmán a la cancha para jugar por la banda izquierda. El equipo desde allí tuvo más profundidad con algunos desbordes del Chaco.
A los 32 minutos le quedó a Bonfigli el empate, pero no pudo dar bien la media vuelta que intentó. No quedaba más tiempo y en el adicionado Atlanta tuvo 2 claras, en la primera Maraschi no pudo conectar tras un corner y en la segunda hubo un gran desborde de Puch cuyo centro encontró un cabezazo de Ledesma que se fue apenas por encima del travesaño.
No fue un gran debut en el torneo para Atlanta, un primer tiempo que no puede volver a ocurrir y un campo de juego que tampoco permitió jugar. Por suerte el martes hay revancha y hay que ganar de la forma que sea.

Leave a Reply