El fútbol se quedó en el vestuario

Atlanta perdió 2 a 0 frente a Acassuso dejando una pobre imágen ante su público y perdiendo así una nueva chance de trepar a la cima. Calcado al partido frente a San Miguel, el conjunto de Berscé tuvo enormes problemas con la pelota parada (a favor y en contra) y a los 3 minutos del primer tiempo se terminó el partido por un córner en donde el central visitante de volea abrió el marcador ante la atenta mirada de toda la defensa bohemia.

El equipo de Berscé jugó el partido con la pelota al piso, como nos viene acostumbrando pero esta vez sin crear situaciones de gol y con una movilidad demasiado lenta que por momento ponía nervioso a los propios jugadores. Nunca se encontró la vuelta para generarle peligro al arco rival, cuestión que frente a San Miguel se había hecho aunque sin concretar.

Para colmo de males, los cambios estuvieron mal realizados. ¿Qué lectura habrá hecho Berscé para para cambiar al 3 por otro 3 y sacar a un extremo que no es extremo para poner a otro cinco? Inentendible, como tampoco encontramos explicación para que el único 9 de área que tiene el equipo o el propio Oyola de buen rendimiento cada vez que se lo utilizó no haya tenido minutos ayer.

El único de los que entró que mas o menos propuso algo distinto fue Chaves. Zurdo por derecha, enganchaba para adentro y la tiraba al área para probar si un desvío o alguna falla de la defensa podía generar alguna oportunidad. Pero de arriba Atlanta no gana nunca y la defensa de Acassuso no se equivocó nunca.

El partido terminó con una contra para el equipo de Della Pica comandada por Pipino que lo gambeteó a Bianchi Arce como quiso y sentenció el 2 a 0 para la visita.

Preocupante actuación de Atlanta en donde la historia de hace años parece repetirse una y otra vez. Cuando se tiene que ganar para alcanzar algo importante se pierde contra cualquier rival de turno. Sea quién sea y dónde sea.

La pelota parada tanto a favor como en contra debe ser corregida de inmediato. Atlanta no puede perder más partidos en lo que resta del campeonato y hay que volver a la única fórmula que le sirvió a Berscé para ganar y darle confianza al equipo. Si no se confía en los delanteros que Berscé eligió tenerlos como recambio algo mal se hizo y Atlanta lo pagará caro.


Rodrigo Lugo (4): El primer gol viene de un corner que él duda en salir y cuando lo hace, lo hace mal y tarde. Las dudas en la pelota parada de la defensa también las tiene Rodrigo. En los goles no tuvo responsabilidad. Llegó a la 4ta amarilla.

Mariano Bettini (4): Es opción constante de ataque y tiene afianzado el pasar por adentro. Anoche lo hizo bien pero con movimientos muy lentos y el ataque no fue profundo. Por momentos fueron demasiados pases hacia atrás.

Nicolás Bianchi Arce (3): Se lo nota algo cansado ante la recurrencia de partidos. Tuvo varios errores que no son propios de él, cerrando la noche con un gol que lo dejó muy expuesto. Confiamos en que pueda mostrar su nivel como lo hizo en grandes equipos del fútbol argentino.

Nahuel Tecilla (4): Por momentos es un caudillo que va para adelante como loco y es difícil de superarlo. Por momentos comete errores demasiado infantiles que Atlanta paga caro. Ayer fue más errores que virtudes.

Guillermo Sánchez (4): Primer partido de titular en la era Berscé. Cumplió. Tuvo errores en la marca pero manejo con buen criterio la pelota.  Le faltó velocidad como a todo el equipo. Salió reemplazado por otro 3.

Fabián Monserrat (6): Buen manejo de pelota aunque no tuvo un socio dentro de la cancha. Por momentos se  encontraba tan alejado de algún compañero que el destino de la pelota era hacia el rival. El equipo necesita que vuelva al nivel de las primeras fechas y ser más punzante de mitad de cancha hacia adelante.

Gaspar Vega (5): No gravita. Su posición es ser último hombre y lo hace. Lo de anoche fue con una lentitud alarmante.

Braian Miranda (6): Pura intención. El único del equipo que puede sacarse un rival de encima

Joaquín Ochoa Giménez (3,5): Mala noche de Joaquín. Estuvo ausente en el juego y a veces muy acorralado sobre la línea. Se fue reemplazado al comienzo de la segunda etapa.

Fabricio Pedrozo (6): Si bien tuvo movilidad sin pelota y generó la única situación que tuvo Atlanta en el partido, se necesita que se involucre mucho más en el juego y si no está cómodo en esa posición que se lo busque más en el área. Sin duda que es o debería ser uno de los jugadores más peligrosos de Atlanta y no se lo esta aprovechando en ningún momento.

Adrián Martínez (4): Algún que otro remate aislado y no mucho más. Sufrió mucho el partido.

Francisco Berscé (2): No sólo repitió errores que viene cometiendo, sino que los agravió con los cambios posicionales que hizo en el segundo tiempo. Nadie duda que trabaja la pelota parada, pero no está dando resultado ni a favor ni en contra.

cronica

Leave a Reply