A la deriva y sin rumbo

La caída de Atlanta no tiene fin. Volvió a perder, por cuarta vez consecutiva, en esta ocasión frente a la Uai Urquiza por 1 a 0, con un gol de penal a los 3 minutos de juego. Y en este momento, con el empate de Fénix, está afuera del reducido por el segundo ascenso. El equipo de Francisco Bersce volvió a mostrar los mismos errores de los  últimos partidos y no encuentra el rumbo para poder enderezar este barco a la deriva.

Siempre se puede estar peor. Y esto demuestra Atlanta fecha a fecha, temporada tras temporada y los años pasan. Cuando parecía que esta temporada se había encontrado un rumbo, se había encontrado una manera de jugar y buenos resultados, otra vez la ilusión fue efímera y nuevamente otro equipo se cae a pedazos, casi inexplicablemente. O quizás no tanto.

Porque si uno busca explicaciones a estas cuatro derrotas consecutivas, quizás las encuentre desde el momento en que el técnico empezó a realizar modificaciones en el equipo cuando ya había encontrado un sistema y los nombres para ese sistema. Salvo un traspié, el resto había sido buenos resultados de esa manera. Pero ese traspié frente a Estudiantes lo fue todo.

Ayer frente a la Uai Urquiza, Atlanta mostro los mismos errores que frente a Fénix, San Miguel Y Acassuso: problemas en la pelota parada, desconcentraciones en los primeros minutos y una alarmante falta de creación de juego. Atlanta creo escazas situaciones para poder empatar el encuentro frente al conjunto de Villa Lynch.

El único que intentó y fue para adelante, casi unipersonalmente, fue Braian Miranda que decíamos en los primeros partidos que Atlanta dependía mucho de él. Bueno, el ex jugador de Fénix corrió, metió, pero nunca fue claro a la hora crear en ataque. Fue el reflejo de todo el equipo.

El resto fue confusión, cambios inexplicables y un banco de suplentes mal armado, porque cuando se necesitó una variante para  empatar el encuentro los cambio fueron Bazán x Bettini. Si, cuatro por cuatro, leyó bien y meter a un cinco como Álvarez en lugar de Monserrat. Incomprensible.

Y cuando decíamos que no podíamos estar peor, se puede. Hoy Atlanta no solo está afuera de la Copa Argentina, sino que también está afuera del reducido por el segundo ascenso. Si bien falta mucho, y hay lugar para la recuperación, no deja de ser alarmante este momento, porque el rumbo parece perdido. Ojala volvamos a ver ese equipo que nos ilusiono en esas primeras fechas y en la Copa Argentina.

——————————————————————————————————————————————

Rodrigo Lugo (6): Prácticamente no participo del juego.

Mariano Bettini (6.5): No fue un buen partido del lateral, que nunca se mandó al ataque de la mejor manera

Bianchi Arce (5): Sin problemas para defender, porque nadie atacó.

Nahuel Tecilla (5): Después del gol de la Uai, casi que no tuvo que participar defensivamente

Guillermo Sánchez (3): Otro que no aprovecho su oportunidad de ser titular. Si bien no tuvo inconvenientes a la hora de defender –la Uai no ataco-, no aporto nada en ofensiva

Fabián Monserrat (3): Poca influencia a la hora de armar juego, nunca pudo asociarse a Miranda y tampoco pasó al ataque

Gaspar Vega (4): Tiene la tarea de meterse entre los centrales cuando el equipo ataca y eso lo hace bien, pero después tiene poca participación en el equipo. Estuvo impreciso

Braian Miranda (6): Fue el único que pudo saltear líneas y crear algún hueco en la defensa visitante, pero siempre fallo en la puntada final.

Braian Oyola: (3): No aprovecho su nueva oportunidad como titular y no pudo nunca gambetear mano a mano para poder crear algo de peligro

Jonathan Cháves (4): Intento, fue para adelante, pero fueron pocas las veces que eligió el mejor destino para la pelota.

Adrián Martínez (4): Metió la mano para el penal cobrado por el árbitro. Durante el partido apareció poco y el equipo no  tuvo peso en ofensiva

Francisco Bersce (3): Quiso volver a las fuentes metiendo el esquema del 433, pero no funciono y los cambios para cambiar el rumbo del partido fueron inexplicables.

Leave a Reply