DE LOS ERRORES NO SE APRENDE

Tal como nos vienen acostumbrando hace años, Atlanta perdió un nuevo partido de esos que se denominan claves para poder arrimarse a la punta. Visitaba a Estudiantes, un equipo comandado por Kopriva al que todos conocemos a lo que juega, dicho y hecho. Se jugó al ritmo del local y sin tener la pelota consiguió 5 chances claras de gol mientras que el equipo de Berscé tuvo 1 por tiempo y para colmo se la hicimos más fácil poniendo tres 5 en el medio.

Ya en los primero 5′ el partido tenía un claro destino, un Atlanta con el dominio de la pelota pero sin generar peligro y un Estudiantes vivo y astuto en cada jugada que podía salir de contra. Así fue como en 45′ el local se perdió 3 goles de bajo del arco de Lugo en donde la fortuna salió favorecida para el conjunto de Berscé. ¿Atlanta? No tenía juego limpio en el medio tal como fue contra San Miguel hace unos días, la pelota pasaba de Bianchi Arce a Sánchez y así en un monton de ocaciones pero de generar peligro nada de nada. La única de Atlanta fue en los pies de Martínez tras un gran pase de Ochoa Giménez pero la pelota la salvó un defensor ahogando el 9no grito del “Toro”.

La segunda mitad no cambió mucho, al equipo de Kopriva no le molestaba no tener la pelota con eso se las ingeniaba para generar peligro en el arco contrario. El partido recién se abre cuando Previtali (en otra función) sale lesionado e ingresa Miranda. El volante creativo no estuvo preciso con la pelota y no llegó a gravitar suficiente, sin embargo la mitad de la cancha ya fue distinta y Atlanta estaba un poco más ordenado aunque sin fútbol. En una de las tantas contras del pincha cae un centro con un desvío previo y el delantero sólo y sin marca la empuja ante la mirada de Lugo, Bianchi Arce y Sánchez. Uno a cero y listo.

Berscé optó por la inclusión de Vega por el suspendido Monserrat y eso cambió completamente el funcionamiento de un Atlanta que venía de jugar su mejor primer tiempo del torneo frente a San Miguel. Una vez más la decisión táctica y el jugador elegido por el técnico para esa función costaron 3 puntos vitales en los que deja al Bohemio nuevamente a 10 puntos de la cima y lejos, lejos de todo lo que merece el hincha de Atlanta.


Rodrigo Lugo (5): No estuvo seguro ni atento. Bien con los pies. En el gol podía haber hecho algo más si bien la responsabilidad es compartida.

Mariano Bettini (5): Como el local siempre esperó le hizo bastante sencilla la tarea al lateral, sin embargo nunca pasó al ataque salvando el tiro del final. Se espera mucho más de él.

Nicolás Bianchi Arce (5): Sufrió en cada contrataque y en cada pelota que pasaba por el área. No tuvo un buen partido. Responsable de la marca en el gol que hace Estudiantes.

Guillermo Sánchez (5,5): Al igual que su compañero sufrió cada contragolpe del rival, pero le aportó un poco más de buena salida con la pelota.

Axel Ochoa (5): Raro en él pero no apareció. Ni ataque ni en defensa. El gol viene por su costado.

Nicolás Previtali (5): No jugó en la posición que viene siendo figura y lo sintió. No es lo mismo recibir de frente que de espaldas y Berscé lo cambió de posición increíblemente. Esperemos que no vuelva a suceder y juegue donde corresponde.

Gaspar Vega (3): Muy impreciso. No es lo que pedía este partido y para colmo de males su virtud de cabecear nunca fue a un corner a favor.

Joaquín Ochoa Giménez (6) Mucha actitud y le puso un pase barbaro a Martínez de gol. Le falta aparecer más en el partido.

Walter Mazzanti (4,5): No le llegó una pelota. Su juego se basó los primeros 10 minutos de partido y no mucho más.

Adrián Martínez (6): Va a todas y no se cansa. Al parecer le hicieron un penal fabricado por él mismo. Tuvo para abrir el marcador y no pudo.

Jonathan Chaves (4): Casi que no entró en juego.

Francisco Berscé (2): Muy claro el problema que generó de entrada. No era un partido para poner la mitad de cancha que improvisó. No era para cambiar a Previtali de lugar y le facilitó las cosas al equipo de Kopriva.

cronica

Leave a Reply