Consiguió los once (Partidos Perdidos)

Atlanta cayó ante la UAI Urquiza por 1 a 0 en su visita a Villa Lynch y alcanzó las 11 derrotas en el campeonato. Además, el local lo superó en la tabla y lo sacó de los puestos que te dan la localía en el primer partido del reducido.

Con los regresos de Lugo en el arco, que sacó un tiro libre del ángulo pero que tuvo una floja reacción en el gol de Mazur para la UAI, y de Chaves en el extremo izquierdo, Atlanta repitió esa identidad de juego inofensiva de mediocampistas sin criterio para pasar al ataque y casi no genero peligro a lo largo del encuentro.

Sumado a eso Bianchi Arce salió lesionado en la primera parte con un fuerte dolor en su rodilla derecha luego de un golpe de un rival y se espera que el lunes se haga estudios para determinar la gravedad de la lesion.

A diferencia de otros partidos en los que el equipo de Berscé sostenía la pelota moviéndola de un lado a otro con los defensores y los del medio, en esta oportunidad el Bohemio abuso del pelotazo y Pedrozo se tuvo que fajar toda la tarde con los centrales perdiendo casi siempre. Por los costados ni Mazzanti ni Chaves pudieron desbordar, mucho menos cuando Berscé decidió que cambien del lado para jugar con el perfil invertido.

Entre los que acompañan a Previtali en el medio, Ochoa Giménez estaba jugando claramente mejor que Álvarez, sin embargo en DT sacó al juvenil Bohemio para poner a Martínez de doble punta con Pedrozo rearmando el mediocampo con Sosa, que había entrado por Chaves, por la izquierda.

El gol de la UAI llegó por un centro desde la izquierda de Landriel que desbordó a Sánchez y el ingreso de Mazur que le ganó a Ochoa por el medio y la empujó ante mirada de Lugo.

Encima de que Atlanta no genera situaciones, a Mazzanti le dieron un manotazo en la cara entrando al área cuando parecía que ya había perdido la pelota y el árbitro cobró penal. Fue Sánchez e increíblemente hizo exactamente lo mismo que en el partido ante Fénix; carrera larga, freno previo a patear inclinando el cuerpo a su derecha para darle con la cara interna del pie izquierdo sin potencia apenas a la derecha del arquero Pietrobuono. El 1 local lo esperó y se terminó quedando con la pelota sin mayores inconvenientes.

El miércoles Atlanta recibirá a Villa San Carlos con la obligación de ganar para recuperar el quito puesto, pero por sobre todas las cosas con la responsabilidad de empezar a encontrar una identidad que le permita al hincha ilusionarse con un desenlace positivo en el final de la temporada.

cronica

Leave a Reply