Empate devaluado, sin peso final

Atlanta volvió a jugar mal y apenas cosechó un empate frente a Flandria, después de ponerse en ventaja mediante la vía del penal, en la primera mitad, y de tirarse inexplicablemente atrás durante toda la segunda etapa. De a poco empieza a alejarse del lote de los de arriba.

Tras la derrota frente a Acassuso, el equipo de Pepe Castro se presentaba en Villa Crespo con la necesidad de volver a la victoria para lograr que los de arriba no comenzaran a escaparse y volver a tomar la confianza que había conseguido en esas primeras tres fechas.

Pero lo que se le escapó finalmente fue el triunfo, porque estuvo en ventaja durante todo el segundo tiempo y el empate final llegó en tiempo cumplido. Sin embargo, la igualdad fue merecida y hasta una derrota hubiera estado bien también.

Atlanta había conseguido abrir el marcador, luego de que Martínez cambiase el penal por gol, y si hasta ese momento se ponía en ventaja casi inmerecidamente, hay que decir que en la segunda mitad prácticamente desapareció en su totalidad. Porque se metió atrás, defendió aun peor y nunca tuvo ideas para poder cambiar el trámite del encuentro, aun estando arriba en el resultado.

El empate estaba al caer. Flandria con poco comenzaba a llegar. De pelota parada (empieza a ser preocupante), por errores defensivos, y por haberle cedido la pelota y el terreno de juego  para que te ataque una y otra vez.

Los cambios también hicieron lo suyo. Porque la salida de Miranda y la entrada de Seijas primero, y luego la salida de Pedrozo y el ingreso de Caneo, condenaron al equipo a retrasarse aún más y a renunciar del ataque definitivamente.

Había avisado el equipo visitante con un cabezazo en el corazón del área, similar al gol que le había convertido Riestra fechas atrás. Y más tarde también con un mano a mano que Rago achicaba de la mejor manera para que el  tiro se vaya desviado.

Pero como dice la frase, tanto va el cántaro a la fuente…que al final se rompe y lo que se rompió fue el arco de Atlanta y el Canario llegó al empate final.

Nada para rescatar de este encuentro, ni el debut de Miguel Caneo que poco pudo hacer  en los minutos que estuvo en el  campo. Ni tampoco la vuelta de Enrique que estuvo desaparecido y hasta flojo fue lo de Previtali que no pudo imponerse en el medio campo.

Paso en falso para el equipo del Pepe Castro, que tendrá mucho para trabajar.


Juan Francisco Rago (7): De lo mejor de estas 6 fechas para el Bohemio, siempre que se lo necesita responde y eso que tuvo 2 mano a mano impresionantes tras serios fallos de la defensa. En el gol no pudo hacer absolutamente nada ya que era responsabilidad de la marca.

Matías Molina (5): Bien en ataque pero muy flojo en la marca. El segundo tiempo al igual que el resto de sus compañeros no supo a quien marcar ni donde posicionarse.

Nicolás Cherro (4): Flojo partido del capitán en donde por momentos no sabía a quién marcar ni para donde despejar.

Nahuel Tecilla (3): Perdió más de lo que ganó. En el torneo va de mayor a menor y se lo nota. Atlanta necesita que recupere urgente su buena performance.

Jonathan Figueira (2): No le ganó ni una pelota a su rival. De su costado hicieron lo que quisieron. No es 3 y se nota. Atlanta necesita otra cosa para lo que la posición requiere.

Fernando Enrique (6): Buen primer tiempo en donde se hizo cargo de la pelota junto a Miranda y pésimo segundo tiempo en donde prácticamente no tocó la pelota y se lo notó muy cansado.

Nicolás Previtali (6): Otro que fue de mayor a menor hasta prácticamente no tocar la pelota y Atlanta lo sintió. No estuvo cómodo en la segunda etapa y el partido se jugó 100% en campo propio.

Lucas Colitto (5): Pone mucha voluntad y sacrificio pero a veces le falta mucho más juego como el que tuvo las primeras 3 fechas. En el st entró en el desorden general.

Braian Miranda (7): Nunca se sabrá si Atlanta perdió el control por su salida pero la realidad es que hizo un gran primer tiempo y en el entretiempo salió y Atlanta fue otro.

Fabricio Pedrozo (5): No le salió una aunque intentó y corrió todas.

Horacio Martínez (6): Otro de los que corrió mas de lo que jugó. Le hicieron el penal y lo ejecutó de manera perfecta. El segundo tiempo corría a todos de atrás para intentar agarrar la pelota aunque sea 2 minutos.

cronica

Leave a Reply