El que abandona, No tiene premio

”Primero hay que saber sufrir”, reza el tango. Y vaya si de eso sabe el hincha bohemio.
Podría hacer una crónica como todas las semanas, describiendo las peripecias del partido entre Atlanta y Estudiantes, pero eso me desviaría de lo que realmente definió el partido: la emoción.
Como una de esas películas donde creías que el protagonista había muerto, pero aparece vivo, Atlanta revivió. Cuando parecía que ya no había vuelta atrás. Cuando me preparaba para escribir sobre una derrota evitable, lo irreal le ganó a lo real.
Como cuando la chica que te gusta te da ese beso que jamás te imaginabas que te iba a dar.
Como cuando aprobás una materia en la Facultad, que ya pensabas que tenías que recursar. Como cuando estabas perdiendo 3 a 1 faltando 3 minutos para el tiempo reglamentario, y 5 minutos después, estabas ganando 4 a 3. Con la garganta disfónica. Con la sonrisa de oreja a oreja. Con el abrazo de tu amigo, de tu papá, de tu hijo, mirándose a los ojos y explicándole el uno al otro que no se trataba de un sueño. Que era una realidad, que va a quedar grabada en la retina del hincha bohemio por una eternidad.
No fue una final. No fue un ascenso. No ganamos una copa.
Pero de lo intenso, de lo increíble y de lo feliz que fue ese momento, no me voy a olvidar nunca mas.
No nos vamos a olvidar nunca más.
No nos vamos a olvidar nunca mas


Juan Francisco Rago (7): Siempre que lo buscan, responde y de gran forma. Fue vital en un tiro a “quema ropa” que llegó en los pies del delantero visitante desde el área chica. Gran momento de Pancho. En los goles no tuvo nunca una buena respuesta de los centrales.

Matías Molina (7): Un caudillo y un tractor a la hora de atacar. EL 4to gol se la baja a Milton cuando ya jugaba de stopper, increible. Unas ganas y un despliegue como ninguno de la defensa lo mostró en la tarde noche de Villa Crespo.

Nicolás Cherro (3): El peor partido de Cherro en estas 8 fechas. No le ganó nunca de arriba ni de abajo a Leguizamon. Junto a Tecilla pasaron una noche para el olvido. Quizás lo rápido que estaba el campo de juego les jugaron una mala pasada. Confiamos que fue tan solo un mal partido y que se puede revertir.

Nahuel Tecilla (2): Al igual que Cherro la pasaron muy mal. No se defendió bien nunca, ni siquiera en las pelotas paradas en contra que tenemos 11 para sacar la pelota. El tercer gol se confía mucho, pero el 4to viene de una buena salida de Nahuel.

Alan Pérez (3): Bien en la marca, pero muy impreciso a la hora de jugar. En cancha grande y teniendo la obligación quizás la posición requiere de otras cosas. No fue el mismo que en la cancha de la Uai.

Fernando Enrique (6): Cuando agarra la pelota es muy importante para el equipo pero hay muchos lapsos del partido que no la tiene y Atlanta lo siente.

Nicolás Previtali (7): Mientrás le dio la nafta al resto de los volantes Nico era uno más, después cuando había que meter, recuperar y jugar apareció el Previtali que nos viene acostumbrando. Hizo una jugada de otra categoría para dejar solo a Colombini que por mala suerte estaba inhabilitado.

Lucas Colitto (6,5): Tiene una entrega única. Corre como nadie dentro de la cancha. Le falta asociarse más con los delanteros y los que producen el juego para el equipo.

Walter Mazzantti (4): Desconocido. Es otro al que lo vimos encarando hasta el cansancio. Tiene que trabajar mucho en la terminación de las jugadas.

Ignacio Colombini (7): Fue un gran socio de Martínez en lo que duró en cancha y luego con el que ingresaba también lo fue. Demostró que puede ser titular, asistir y hacer goles. Emocionó con el empate.

Horacio Martínez (7): Hizo lo que pudo e hizo mucho hasta que le dieron las piernas luego del flor de golpe que le provocaron. Estaba donde había que estar cuando se tiró un centro y abrir el marcador. Corre y pelea todas. A rezar para que llegue al martes.

Fabricio Pedrozo (6): Tuvo una y la mando a guardar. Vital con el 2-3.

Miguel Caneo (6): Intentó jugar por el piso siempre pero lo hizo desde muy atrás. Se lo necesita por delante del 5.

Milton Giménez (6): Héroe. Tuvo una e hizo delirar y emocionar a todo hincha de Atlanta. Tiene un buen promedio de gol por minuto jugado. Fundamental que los que ingresen estén a la altura y Milton lo está demostrando.

cronica

 

Leave a Reply