Deja Vu

estudiantes

En una noche negra y para el olvido, Atlanta cayó por 3 a 1 frente Estudiantes en Caseros,
dejando una pobrísima imagen de un equipo que no levanta cabeza en este 2019. El equipo del
Pepe Castro jugó verdaderamente mal y volvió a frustrarse en otro partido clave en la lucha
por los cuatro ascensos directos. Además, se fue expulsado Nicolás Previtali y se retiraron
lesionados Lucas Colitto y Milton Giménez.

Pésimo fue el partido de Atlanta, sin muestra de carácter y con un desorden absoluto, solo
obtuvo 6 puntos sobre 21 posibles y el futuro es incierto. Hubo puntos muy bajos en todo el
equipo, que no dio respuestas anímicas ni futbolísticas a lo largo de los 90 minutos. Y el Pepe
desde el banco tampoco pudo torcer un encuentro en el que fue superado ampliamente.
Si bien en el comienzo se vio a un equipo que intento pararse en campo contrario y presionar
con las líneas bien altas, eso pareció no molestar a un Estudiantes que se sintió cómodo
jugando al pelotazo ante una defensa, que como todo el torneo, cometió errores de un equipo
amateur.

Así fue como llegó el primero; pelotazo largo desde el fondo, Cherro la dejó pasar porque venía Rago de frente pero al arquero la pelota lo superó luego del pique y (vaya uno a saber que fue a hacer tan adelante) lo que dejó
al delantero del Pincha solo para definir y abrir el marcador.

Hay partidos y partidos, y este, era un duelo clave, de esos que definen un campeonato. Y en
este tipo de partidos no podes cometer ese tipo de errores infantiles. Te lo pone cuesta arriba,
y sumado al bajísimo nivel que venía mostrando, prácticamente irremontable.
A partir de ahí Atlanta se cayó, o mejor dicho, siguió igual pero con la desventaja en el
marcador y sin ningún tipo de respuesta futbolística.

Poner a Ochoa Giménez y Bettini, que no habían jugado ni un solo minuto a lo largo de todo el
campeonato, no pareció ser la solución a los problemas de este equipo que no solo
defendió mal, sino que tampoco pudo adueñarse de la pelota en ningún momento.
Ni Caneo, de pésimo torneo jugado hasta el momento, ni Enrique, de desconocido nivel en
este 2019 fueron la brújula en el perdido equipo de Atlanta. Sin cambio de ritmo, previsible
para el rival, abusando del pelotazo a un Pedrozo que no pudo aguantar nunca y un Colombini
totalmente apagado y perdido en el campo de juego. Un Molina sin esa explosión en ofensiva y
un Ochoa que no apareció en ningún momento, el equipo deambulo en el campo de juego.

Y Estudiantes en un par de minutos aprovechó y metió dos goles de knock out. Primero después
de una pelota parada a favor de Atlanta, pésimamente ejecutada por Caneo, que terminó en la contra del segundo y
el tercero llego mediante un córner donde se volvió a defender pésimo.

Atlanta descontó, cuando ya jugaba con uno menos por la expulsión de Previtali, con un gol de
Enrique y quiso tener alguna reacción heroica como en la ida pero ya era demasiado tarde.
Eso fue Atlanta. Un deja vu. Siempre, a lo largo de estos últimos años, derrotado en un partido
clave. Nada es casualidad.

Leave a Reply