Otra noche polémica

fotocronicabarracas

En el debut de Alejandro Orfila como entrenador, Atlanta empató 1 a 1 con Barracas en otra noche de arbitraje polémico en Villa Crespo.
El Bohemio salió a la cancha con un marcado 4-3-3 aunque a la hora de defenderse los extremos (Mazzantti y Pedrozo) retrocedían transformando el esquema en un 4-5-1. De arranque Atlanta intentó ser protagonista y en los diez minutos iniciales tuvo un par de situaciones en los pies de Enrique, Cherro y Ochoa Giménez; todas remates desviados, siendo la del central, que se fue al lado del palo, la más clara.
A los 15 llegaría la primera de Barracas con un remate de Romero que dejó pagando a Tecilla y definió de zurda pero se la tapó Rago.
Iban 20 minutos cuando Ochoa Giménez mete un pase en profundidad para Axel Ochoa que llega al fondo y tira un centro por abajo para Colombini; el 9 le da mal pero la pelota da en el palo y sale hacia donde estaba Elías Gómez que se deja caer hacia atrás rebotando sobre la pelota y Colombini la empuja al gol antes de que el 1 la pueda agarrar. Insólitamente Yael Pérez Falcón vio una infracción del delantero al arquero, como si el Colombini le hubiese pateado la pelota de las manos y anuló el gol.
Inmediatamente de la popular bajaron los insultos para el árbitro y seguido a eso los cánticos en contra del presidente de la AFA.
A los 27 llegaría el primer gol de la noche. Molina desbordó por derecha y tiro el centro atrás, Colombini la dejó pasar entre sus piernas y Ochoa Giménez llegando desde atrás remató en soledad para poner el 1 a 0.
Luego del gol y hasta el final del partido Atlanta cedió el protagonismo. En el final de la primera parte no sufrió, pero en el complemento Barracas se adelantó en el terreno y poco a poco lo fue metiendo a Atlanta en su propio campo en busca del empate.
Antes de los 15 el travesaño ya le había impedido el gol a Arce y a Bontempo, por eso Orfila decidió reforzar la mitad de cancha con la inclusión de Modesto en lugar de Mazzantti. Luego ingresaría Oyola por un agotado Ochoa Giménez.
A 10 minutos del final, en clara señal de aguantar como sea, ingresó Alan Pérez por Pedrozo, pero nada de esto pudo evitar que un remate de Valenzuela se desviara y se meta por encima de Rago igualando el marcador.
Casi en tiempo cumplido Rago sale a cortar fuera del área, la pelota le pega en el muslo pero el árbitro dice que fue con la mano y además de amonestar al arquero le regala un tiro libre en la puerta del área a la visita. Por suerte el remate se desvío en la barrera y se fue desviada.
Fue final 1 a 1 en un partido en el que Atlanta arrancó mejor pero se fue quedando sin piernas y regaló terreno y pelota para que Barracas lo terminara complicando.
Párrafo aparte para un nuevo episodio de la mafia arbitral que cada vez es mas protagonista en la Primera B Metropolitana.

Leave a Reply