Efectivo, Sí

Atlanta consiguió un triunfo épico en Isidro Casanova, después de sufrir durante todo el encuentro y no jugar bien, apareció Joaquín Ochoa Giménez para convertir el único gol del partido, en la única jugada clara que tuvo el Bohemio. De esta manera, el conjunto de Orfila pudo mantener los 6 puntos de ventaja ante Acassuso y volver a colocarse en la tercera ubicación, cuando quedan cinco partidos por delante.

En la previa daba la sensación de que este iba a ser un partido sumamente complicado. Por el rival, por la cancha y por el momento del campeonato. Y asi lo fue, un encuentro donde Atlanta nunca pudo hacer pie, donde fue superado ampliamente por su rival y donde prácticamente no generó situaciones de gol. Poco importa eso en este momento.

Atlanta obtuvo ese tipo de partidos que te pueden llegar a dar un ascenso. Como aquel gol de Mancinelli en Mataderos, este gol de Ochoa Giménez podrá ser recordado de esa manera, de terminar dándose ese tan ansiado acceso al Nacional B. Porque al igual que aquella tarde ante Chicago, en Isidro Casanova el Bohemio fue superado ampliamente por un rival que jugo mejor, que tuvo las situaciones más claras y que mereció mas. Pero ya sabemos esto es futbol, y los partidos no se merecen, se ganan. Nunca mejor dicho en este caso.

En el primer tiempo el local tuvo no menos de 5 situaciones claras de gol, que pudo salvar Rago una y otra vez, salvo en una que salió mal y por muy poquito, Almirante no se puso en ventaja. En esa primera mitad, daba la sensación que el empate era negocio, pese a que el Bohemio estaba obligado a ganar después de los triunfos de Acassuso y Riestra.

Y por esas victorias, el técnico Orfila decidió cambiar los nombres iniciales que tenía pensado para este partido. En el medio iban a jugar Seijas y Ochoa Giménez, pero finalmente lo hicieron Previtali y Colitto, en busca de darle más   verticalidad y peso ofensivo al equipo. Cosa que nunca sucedió.

Para la segunda mitad, de movida decidió sacar a Colitto y poner a Miranda, para poder tener la pelota y no sufrir tanto en la zona defensiva. Sin embargo, el local siguió igual que en los primeros cuarenta y cinco y siguió llegando al arco defendido por Rago, aunque con menos peligrosidad.

Y cuando nadie lo esperaba, en la única jugada elaborada que tuvo el Bohemio y que pudo llegar al área rival, Enrique abrió a la derecha para Colombini, que metio un centro rasante que paso toda el área chica sin que nadie la rechace y por el otro lado apareció solo Ochoa Giménez para definir y desatar la locura total.

Increíblemente Atlanta se puso en ventaja, y si antes se sufrió, después aún más. Almirante ya sin ser tan incisivo, fue en busca del empate, el árbitro dio 5 minutos más de descuento, aunque fueron como 850 minutos más y nada cambio. Finalmente dio el pitazo final para decretar una victoria clave para que el Bohemio de un pasito más en busca de ese sueño que está buscando hace tanto tiempo ya.

cronica

Leave a Reply