Empate Agriopecuario

Atlanta empató 2 a 2 frente a Agropecuario y más allá de que sufrió la igualdad en el último minuto del encuentro, se terminó llevando un buen punto de Carlos Casares, para aumentar a cinco puntos la ventaja frente a Estudiantes de Buenos Aires en la punta de la Zona A.

Orfila repetía por sexta vez consecutiva la formación y quería llevarse la misma cantidad de victorias. Muy cerca estuvo de hacerlo, si no era por la desatención en el final, tras un centro de rabona y dos jugadores rivales que entraron solos en el área chica para estampar el resultado final.

Pero antes de esto hubo un partido y Atlanta jugo mal. Verdaderamente mal. Quizás, el peor encuentro del campeonato. Si siempre se destaca al equipo por sobre las individualidades y nunca hay figuras, en este caso hay que decir que fueron todos los jugadores de un bajo nivel.

De movida se encontró con la desventaja en el marcador a los 7 minutos y en ese primer tiempo prácticamente no encontró los caminos para crear peligro alguno. Se vio a un equipo cansado, sin explosión y sin esa presión alta tan característica en este equipo de Orifla. Algo muy parecido a aquel encuentro con Estudiantes de Rio Cuarto, que al igual que en esta ocasión, había tenido anteriormente otro partido extenuante. Dio la sensación que Atlanta en Casares sufrió el partido de Caseros.

Esperábamos en el segundo tiempo una reacción tras los gritos de Orfila en los vestuarios. Y eso fue lo que pasó. A los 6 lo empató, tras un centro, la terminó empujando Tecilla. Y a los 19 lo dio vuelta, de la mano de un gran gol de Ochoa Giménez, que siempre convierte goles importantes y casi sin proponérselo estaba arriba en el marcador.

Y en una tarde que no era iluminada en cuanto al nivel futbolístico, estar en ventaja era un montón y era importantísimo para seguir aumentando la ventaja en la punta del campeonato.

Y parecía que la suerte estaba de nuestro lado, después de que Rago tapara un penal, que había sido mal cobrado por el árbitro Córdoba, que ya no sabía que más cobrarle al conjunto local para que lo empatara.

Y lo logró, después de adicionar 6 minutos más (parecía que se jugaba hasta el empate de Agropecuario), tras un centro de rabona y una desatención en el área chica de Atlanta.

Fue empate nomas, que termina siendo bueno por haber jugado mal, por ser de visitante y por seguir sumando en el campeonato.

Lástima que solo faltó un minuto para que sean tres puntos más.cro

Leave a Reply